Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pierre Casiraghi, el príncipe ecologista de Greta Thunberg

La joven activista y el hijo de Carolina de Mónaco cruzan juntos el Atlántico

greta thunberg yate
Pierre Casiraghi, en su barco el mes pasado en Saint Tropez. Getty Images

Pierre Casiraghi se ha convertido en el nuevo aliado de la joven activista contra el cambio climático Greta Thunberg. Le ha cedido su velero, el Malizia II, para viajar junto a ella hasta Nueva York y participar en la Cumbre sobre la Acción Climática que se celebrará el próximo 23 de septiembre. El hijo de Carolina de Mónaco, que se alternará al timón de su embarcación, dotada de paneles solares, con su compañero de regatas Boris Herrmann, deberá prescindir de todos los lujos a los que está acostumbrado para pasar las dos semanas que dura la travesía por el Atlántico con lo básico e imprescindible.

Como es un barco de competición, el Malizia II no está preparado para alojar a personas durante tanto tiempo, por lo que la tripulación, compuesta por Pierre, Greta, de 16 años, el padre de la activista, un equipo de documentalistas y Herrmann, deberá vivir en condiciones espartanas. Dormirán en sacos de dormir en el suelo, en los pocos espacios libres del velero; no podrán ducharse; sustituirán el baño por un cubo y deberán cocinar en un pequeño horno de camping.

El viaje, que comenzó el pasado lunes desde el Reino Unido, quedará documentado por las cámaras que siguen a Greta desde hace unos meses para elaborar un documental sobre su vida y sus iniciativas.

La activista por el cambio climático, Greta Thunberg, en Kerpen, Alemania, el pasado sábado. ampliar foto
La activista por el cambio climático, Greta Thunberg, en Kerpen, Alemania, el pasado sábado. AP

El patrón del barco, Boris Herrmann, explicó al diario italiano Il Corriere della Sera que le ofrecieron el viaje a la activista adolescente cuando esta anunció en Twitter que le gustaría ir a Nueva York para participar en el importante evento sobre el clima, pero que no sabía cómo hacerlo ya que no coge aviones para reducir la contaminación. La joven acogió muy bien la propuesta. “Lo hizo de una forma relajada, respondiendo que había tenido en cuenta que sería un viaje agotador y que lo importante era llegar”, apuntó Herrmann.

Tras su paso por Nueva York y después de acudir a la cumbre de las Naciones Unidas, la activista sueca viajará por tierra a Santiago de Chile para participar en otra conferencia sobre el clima. Pierre Casiraghi, por su parte, volverá a Europa con Herrmann en la misma embarcación, por lo que en total, entre la ida y la vuelta, pasará casi un mes en alta mar, a bordo de su nave de 18 metros de eslora y una vela de casi 300 metros cuadrados.

Ver esta publicación en Instagram

Test sailing off the English coast today!

Una publicación compartida de Greta Thunberg (@gretathunberg) el

No es la primera vez que el hijo de Carolina de Mónaco, un apasionado del mar desde pequeño, se embarca en una aventura de este tipo por una buena causa. El año pasado lanzó el proyecto Malizia Ocean Challenge, para concienciar sobre la contaminación de los océanos e impulsar la investigación. También ha organizado talleres y conferencias en colegios de seis países (Alemania, Francia, Mónaco, Italia, Reino Unido y Estados Unidos) para sensibilizar a los escolares sobre la necesidad de cuidar los océanos para garantizar la sostenibilidad ambiental.

La ecología es un asunto que preocupa a Pierre desde hace tiempo y comenzó a involucrarse de forma activa en campañas a favor del medio ambiente cuando, participando en las regatas de vela a las que es asiduo, se dio cuenta de que los mares estaban cada vez más sucios y llenos de plásticos. En una entrevista publicada en L’Uomo Vogue en Italia hace dos años, se declaró “triste y preocupado por la dirección tomada por Estados Unidos [guiada por Donald Trump] en lo referente al aire, los mares y el planeta en general”.

Además de con estas causas ambientalistas, Pierre también participa activamente en proyectos para impulsar la investigación de enfermedades infantiles. Con este tipo de iniciativas el tercer hijo de Carolina de Mónaco, casado desde 2015 con la periodista italiana Beatrice Borromeo, con quien tiene dos hijos, se sale del molde de la familia real monegasca, más conocida por sus fiestas continuas y sus vacaciones de lujo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información