Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El estado de salud de Sanders agita la campaña de EE UU

El equipo de campaña del aspirante a la Casa Blanca cancela la participación del socialista de 78 años "hasta nuevo aviso"

El candidato presidencial demócrata Bernie Sanders.
El candidato presidencial demócrata Bernie Sanders. AP

El estado de salud del senador Bernie Sanders, de 78 años, amenaza con remover la escena política de Estados Unidos. El precandidato presidencial de mayor edad del Partido Demócrata fue operado de una obstrucción arterial en Las Vegas (Nevada), donde se encontraba haciendo campaña. El equipo del veterano socialista se vio obligado este miércoles a suspender la participación del político en los próximos eventos previstos “hasta nuevo aviso”. Se trata de la segunda interrupción de su agenda electoral por motivos de salud en el último mes.

La enfermedad sufrida por el demócrata Bernie Sanders —quien a mediados de septiembre tuvo que cancelar también algunos actos porque había perdido la voz— trastoca la imagen enérgica que busca proyectar en sus intervenciones y abre la puerta a que sea estigmatizado como un candidato sin la fuerza necesaria para liderar el país.

El asesor principal de Sanders, Jeff Weaver, informó en un comunicado que el representante por el Estado de Vermont experimentó “algunas molestias en el pecho” durante un acto electoral el martes por la noche en Nevada. Tras someterse a varias pruebas médicas se descubrió que tenía una obstrucción arterial y le insertaron “con éxito” dos stents —tubos metálicos de 8 a 38 milímetros de longitud y de dos a cuatro de diámetro—. “El senador Sanders está conversando y de buen humor. Descansará durante los próximos días”, explicó. La operación quirúrgica obligaba al candidato a ausentarse en el debate programado este miércoles sobre la tenencia responsable de armas en Las Vegas y suspender su participación en eventos previstos para hoy y mañana en Riverside, Bakersfield, Fresno y Los Ángeles, en California. En el aire queda su participación en el debate televisado de mediados de octubre en Ohio, cuya ausencia podría afectar seriamente su carrera electoral.

En 2016, el médico de Sanders daba cuenta en un informe de un colesterol ligeramente elevado, pero no apuntaba una enfermedad cardíaca, según informó la agencia Associated Press. Antes del acto de campaña en Nevada, Sanders protagonizó cuatro eventos en días consecutivos en distintos puntos de New Hampshire; el último de estos fue el pasado lunes.

Aunque son los jóvenes los que se sienten principalmente atraídos por el mensaje progresista de Sanders, la reciente operación exhibe una flaqueza de la campaña: su edad. Si el candidato del ala más a la izquierda del Partido Demócrata se convirtiera en presidente de Estados Unidos, sería el mandatario de mayor edad en ocupar el cargo, con 79 años. Aunque hay otros aspirantes que le siguen de cerca. La edad es uno de los elementos sobre la mesa durante la carrera a las elecciones del 2020. Cuando queda poco más de un año para votar, los tres precandidatos demócratas mejor posicionados para enfrentar a Donald Trump, de 73 años, son septuagenarios. Esto provoca que cualquier asunto relacionado con la salud de los políticos sea más relevante que de costumbre.

Los favoritos

La noticia sobre la salud del veterano socialista llegó horas después de que se diera a conocer que su campaña había recaudado 25,3 millones de dólares (21,4 millones de euros) en el tercer trimestre de 2019, provenientes de más de un millón de donantes. La cifra es la más alta recibida por los aspirantes demócratas que buscan derrotar a Trump en noviembre del próximo año. Sanders aparece en las encuestas entre el segundo y tercer puesto, siempre detrás del exvicepresidente Joe Biden, de 76 años, que se disputa con la también progresista Elizabeth Warren, de 70 años.

“Cualquiera que conozca a Bernie sabe la fuerza que tiene. Confiamos en que tendrá una recuperación completa y rápida y esperamos verlo pronto en el camino”, tuiteó su contrincante Biden tras conocerse la noticia de la operación. Warren hizo lo propio a través de la misma red social. “Espero ver muy pronto a mi amigo haciendo campaña”, publicó la precandidata, que en las últimas encuestas ha destronado a Sanders del segundo puesto. La senadora por California y también aspirante a la Casa Blanca Kamala Harris escribió en Twitter: “Si hay algo que sé sobre él es que es un luchador y espero verlo pronto en la campaña”, escribió la senadora.

La edad de Sanders ya fue tema cuando compitió en las primarias de su partido en 2016, cuando tenía 75 años, frente a Hillary Clinton, de 69 años entonces. La excandidata presidencial también fue cuestionada sobre su estado de salud cuando sufrió un desmayo en una ceremonia conmemorativa por las víctimas del atentado del 11-S.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información