Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte confirma el lanzamiento de un misil desde un submarino

La agencia oficial del régimen de Kim Jong-un difunde imágenes del disparo que, de confirmarse, suponen un avance tecnológico que permite alcanzar mayores distancias

Momento del lanzamiento del misil. En vídeo, el primer ministro de Japón condena los últimos lanzamientos.

Corea del Norte ha anunciado este jueves que el proyectil que disparó ayer era un misil balístico lanzado desde un submarino (SLBM). La exhibición de esta tecnología armamentística supone un significativo paso adelante con respecto a los diez ensayos ejecutados desde mayo, en los que todos los proyectiles empleados habían sido lanzados desde tierra. Este nuevo simulacro militar llega, además, apenas un día después de que Washington y Pyongyang acordaran reanudar las conversaciones diplomáticas respecto al programa nuclear norcoreano.

La agencia pública KCNA ha compartido por medio de un comunicado algunos detalles técnicos relativos al lanzamiento de ayer. Según este medio, el misil, un Pukguksong-3 –“Estrella del norte”–, fue “disparado en vertical” desde la bahía de Wonsan, en la costa este de la península. Desde allí recorrió 450 kilómetros en los que llegó a alcanzar los 910 de altura, antes de dividirse en dos y precipitarse en el mar de Japón, en aguas territoriales de la nación nipona, sin causar daños. En una intervención pública desde su residencia en Tokio, el presidente Shinzo Abe condenó el disparo y recordó que dicha acción vulnera las resoluciones de las Naciones Unidas.

La KCNA ha asegurado en su nota que gracias a las pruebas de ayer “quedaron confirmados de manera científica y técnica los importantes índices tácticos y técnicos del nuevo cohete balístico”. Esta aseveración, no obstante, ha sido recibida con escepticismo en la comunidad internacional, ya que hasta ahora Corea del Norte no había demostrado poseer la capacidad técnica de realizar lanzamientos submarinos. El Gobierno de Estados Unidos maneja la hipótesis de que el proyectil fuera disparado desde fuera del agua, por medio de una embarcación similar a una gabarra.

A pesar de los recurrentes ensayos que Corea del Norte ha llevado a cabo en las últimas semanas, es la primera vez que emplea un proyectil de alcance medio desde 2017, mucho antes de su primer encuentro con el presidente norteamericano Donald Trump en junio de 2018 en Singapur. Precisamente el martes se había anunciado la celebración de una tercera ronda de conversaciones, que comenzará este jueves en Estocolmo, aunque sin la presencia de ambos líderes. En el lado norcoreano de la mesa se sentará Kim Myong Gil, exembajador en Vietnam y un diplomático de larga carrera, quien ha acompañado a Kim Jong-un a las dos reuniones anteriores.

Este último ensayo responde a que Kim Jong-un “percibe una oportunidad”, al entender que Trump está “políticamente vulnerable” y “necesitado de una victoria”, lo que llevaría a ser más flexible en las negociaciones en pos de “resultados tangibles”; según aseguró una fuente anónima de la administración estadounidense a la cadena CNN.

Otros expertos, en cambio, apuntan a que este nuevo lanzamiento no está relacionado con las negociaciones sobre el programa nuclear, sino por la adquisición por parte de Corea del Sur de varios cazas F-35 norteamericanos, los cuales fueron mostrados en público por primera vez este martes. La KCNA se ha referido a menudo a esta operación en los últimos meses, caracterizándola como una demostración de que Seúl busca “romper la corriente de paz”. El nerviosismo en Pyongyang está relacionado con el hecho de que estas aeronaves podrían ser capaces de desplazarse sin ser detectadas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información