Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurocámara humilla a Macron con el rechazo de su candidata a la Comisión

La revuelta del Partido Popular Europeo frustra la candidatura francesa para el cargo de comisaria y obliga por primera vez a París a presentar otro aspirante

Sylvie Goulard espera el inicio de su audiencia, este jueves en Bruselas. En vídeo, declaraciones de la candidata francesa.

El Parlamento Europeo ha rechazado este jueves la candidatura de la liberal francesa Sylvie Goulard para formar parte de la nueva Comisión Europea, un varapalo que golpea directamente al presidente francés, Emmanuel Macron. La candidata ha sido rechazada por 82 votos en contra, 29 a favor y una abstención. El Partido Popular Europeo ha encabezado la revuelta contra Goulard, vetada tras el segundo examen al que se ha sometido en la mañana del jueves. Nunca antes se había rechazado a un candidato francés al puesto. París ha dicho que buscará una solución que le permita conservar la poderosa cartera que le había sido ofrecida a Goulard y ha responsabilizado del fiasco a la futura presidenta de la Comisión, la alemana Ursula von der Leyen.

El tremendo castigo a Goulard se interpreta en Bruselas como una revancha política contra Macron. El presidente francés lideró en junio la campaña para impedir que el conservador alemán, Manfred Weber, se alzara con la presidencia de la Comisión Europea. A instancias de Macron, la presidencia fue a parar a la conservadora alemana, que ahora debe decidir si sigue adelante con la candidatura y se arriesga a que la Eurocámara vete a todo su equipo en la votación final de confirmación, o le pide a París que presente otro candidato.

La presidenta electa otorgó a Goulard una de las carteras más potentes de su equipo (Industria, Defensa, Cultura, Audiovisual…), lo que colocaba a la francesa como una de las figuras clave para esta legislatura. Pero el batacazo parlamentario humilla a Macron y descoloca el diseño de la Comisión tejido por Von der Leyen. Dos golpes en uno que anticipan un arranque turbulento para la nueva Comisión, que debería tomar posesión el próximo 1 de noviembre.

La noticia ha caído como un jarro de agua fría en Francia. Poco después de que el Elíseo declarara que el rechazo a Goulard se debió a un “juego político que toca a la Comisión Europea en su conjunto”, desde Lyon, Macron fue más allá y habló de “resentimientos” y hasta de traiciones a la palabra dada.

Según contó en rueda de prensa, él le propuso a Von der Leyen tres nombres y esta eligió a Goulard. El presidente francés reveló incluso que él le había advertido del riesgo de “polémica” que corría con su elección pese a que Goulard no ha sido aún siquiera imputada por el caso de presuntos empleos ficticios, pero que la futura presidenta de la Comisión Europea consultó a los tres presidentes de los grupos parlamentarios y que todos dijeron que apoyarían a la candidata gala.

“No entiendo cómo, cuando la presidenta nominada tiene una discusión con los tres presidentes de los grupos y llegan a un acuerdo, pasa algo así. No lo entiendo, y necesito comprender qué tipo de resentimientos, quizás de pequeñeces, han jugado aquí”, agregó Macron, quien reiteró que la prioridad de Francia ahora es conservar la poderosa cartera que le había sido asignada a Goulard.

La presidenta del grupo socialista, la eurodiputada Iratxe García, ha negado tajantemente haber sido consultada por Von der Leyen. "En contra de lo afirmado por el presidente Macron, yo nunca fui consultada por la presidenta electa acerca de Sylvie Goulard ni de ningún otro nombre de los propuestos por los Estados miembros", ha asegurado García a través de Twitter. El presidente del grupo popular, Manfred Weber, ha añadido de inmediato que "yo tampoco fui consultado de antemano sobre ningún candidato".

Tres rechazos

La caída de Goulard eleva a tres el número de candidatos rechazados, después del veto a las candidaturas de Rumanía (socialista) y Hungría (popular). Y cierra, de momento, el ajuste de cuentas entre las tres principales familias políticas (conservadores, socialistas y liberales), con una baja para cada uno de ellos. Bucarest y Budapest tuvieron que presentar a otros candidatos. Pero a Von der Leyen se le complica la formación de su equipo y se expone a una difícil votación conjunta del conjunto de la Comisión, un voto previsto para el pleno del Parlamento del 23 de octubre.

La presidenta electa ha tomado nota del fiasco en un comunicado. Y ha destacado que "yo propuse 26 candidatos; 23 han sido aceptado y tres no han obtenido la mayoría por motivos diversos". Von der Leyen ha urgido a todas las partes a completar el proceso, a fin de que la Comisión pueda hacer frente a problemas tan urgentes como "el Brexit, las cuestiones comerciales [con EE UU] y los conflictos en nuestra vecindario más cercano [Turquía]". El proceso requiere que Budapest, Bucarest y París designen nuevos aspirantes.

Las comisiones parlamentarias (de Mercado Interior e Industria) encargadas de examinar las credenciales políticas de Goulard para el cargo han concluido que la aspirante no es idónea para ocupar un puesto en el organismo comunitario.

La aspirante había tenido que someterse a dos audiencias públicas (cuatro horas y media de interrogatorio en total) y contestar a dos baterías de preguntas. Pero no ha logrado despejar las dudas planteadas por los europarlamentarios sobre su integridad y sus posibles conflictos de interés en el pasado.

La candidatura de Goulard reunía todos los ingredientes para triunfar en Bruselas. Larga trayectoria en la Comisión y en el Parlamento, políglota (con el alemán entre sus idiomas), tan euroentusiasta como Macron y con una excelente red de contactos.

Pero sus credenciales también incluyen una tremenda proximidad al presidente francés, hasta el punto de que algunas fuentes populares le atribuyen la "inspiración" del nombramiento de Von der Leyen. Según esas fuentes, Goulard fue la primera que apuntó a Macron el nombre de la alemana. Una complicidad con el presidente francés que ha pasado de ser un activo (Macron nombró a Goulard vicepresidenta del Banco de Francia) a ser un baldón a ojos de algunos europarlamentarios.

La francesa se ha estrellado finalmente contra unas comisiones parlamentarias que ha puesto el énfasis en los dos puntos más oscuros de su currículum: la investigación abierta en Francia por irregularidades en el pago de asistentes parlamentarios, un caso que podría involucrar a Goulard por su etapa como miembro del Parlamento Europeo; y su trabajo para un centro de estudios estadounidense (el Instituto Berggruen) durante su etapa como europarlamentaria.

Ninguno de los dos casos parecía suficiente para vetar a la futura comisaria. Pero el malestar de muchos parlamentarios por la actitud de Macron durante la renovación de la cúpula comunitaria y los errores cometidos por la aspirante francesa para neutralizar el conflicto han acabado por frustrar la candidatura.

Goulard ha insistido en la presunción de inocencia dado que no figura como imputada en la investigación en marcha en Francia. Pero los europarlamentarios, en particular los populares, le han recordado que ese mismo caso la llevó a dimitir como ministra francesa de Defensa cuando no llevaba ni un mes en el cargo, en 2017. Al conocerse su nominación como comisaria, a finales de agosto, también muchos en Francia se preguntaron qué había cambiado —cuando la investigación seguía en marcha— para que unas sospechas que le hicieron dejar un puesto en el Gobierno francés no le impidieran aspirar a un poderoso cargo en Bruselas. Y la candidata no ha logrado rebatir de manera convincente las acusaciones de doble rasero. Goulard había ofrecido la posibilidad de dimitir si alguna vez es condenada en Francia. Pero la propuesta tampoco ha calmado los ánimos de los eurodiputados, en particular, de populares, verdes e izquierdistas.

Las explicaciones sobre su trabajo para el Instituto Berggruen tampoco han convencido. Goulard ha asegurado que se trató de un trabajo de carácter eminentemente académico y siempre desde una óptica proeuropea. Y que el importante salario recibido (unos 13.000 euros al mes) era acorde a los estándares estadounidenses.

El hecho de que muchos otros eurodiputados también simultaneen el escaño con puestos jugosamente remunerados tampoco le ha servido de ayuda. En los pasillos comunitarios cundía la sensación de que Goulard estaba condenada dijese lo que dijese, una sensación que también ha transmitido ella durante el segundo examen oral. El pasaporte francés, por una vez, ha sido más lastre que llave.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información